lunes, 19 de septiembre de 2011

Ruta nocturna entre Montejaque y los Llanos de Líbar. Taller de estrellas en el Puerto de Gulfus

GENATUR  organizó el pasado sábado 17 de Septiembre la actividad denominada "Marcha Nocturna y Taller de Estrellas", Montejaque- Llanos de Líbar,incluida dentro del Programa de Educación Ambiental de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo (INTEGRARBIM), que gestiona la Consejería de Medio Ambiente.
A las 18 horas comienzan a llegar los asistentes, 60 en principio, pero como en otras ocasiones, después de apuntarse y ocupar plaza, un número importante no aparece, siendo su lugar ocupado por otros senderistas que, sabiendo lo que ocurre, se arriesgaron y fueron sin la seguridad de poder asistir.

Con bastante calor recibimos una primera información por parte de los monitores Zulema y David e iniciamos la marcha entre las sierras de Montalate y Juan Diego.

Por suerte los altos cerro pronto nos proporcionan sombra que ayuda a subir con más facilidad la pendiente de la cuesta del Almendral.  Atrás ha quedado Montejaque y a la derecha van apareciendo los cortados de Canchuelo y Poyato Pérez.

Parada para reagruparnos y observar el paisaje que por momentos se va ampliando bajo estos cortados.

A la izquierda de la imagen se levanta altivo el Hacho (1.075 m), máxima elevación de la sierra de Montalate. El motivo de la parada es observar las retamas y majoletos invadidos por el muérdago.

Llegamos al puerto de Gulfus, presidido por estas grandes encinas. Nuevo descanso y repaso a la cartelería que nos informa sobre el paisaje cárstico que rodea a la zona.

Continuamos avanzando y aparece ante nosotros el desolador aspecto que presentan los Llanos de Pozuelo, un auténtico secarral donde pastan las vacas de la propiedad cercan. Dentro del conjunto de los Llanos de Líbar es el primero de los poljes. Acostumbrados a visitar este lugar en otro momento del año, llenos de verdor y flores, su vista nos causa sensación de terreno desértico. Pronto las aguas otoñales harán maravillas en el suelo bien abonado por el ganado.

Se nos hace de noche y los monitores buscan un lugar adecuado para complementar la ruta con el taller de estrellas. El cortijo de Pozuelo queda sumido en la oscuridad, sólo permanece algo de claridad tras los agujas calcáreas del cercano cerro. En esta zona se sitúan algunas de las más profundas simas de Andalucía: Pozuelo, Manuel Pérez, Burfo, Novatos, Gatera…


La noche acaba con la contemplación de un magnífico cielo profusamente estrellado, el láser de Zulema va marcando con precisión las constelaciones, algunos asistentes comentan la mitología celeste. Iniciamos el regreso a Montejaque en rápida bajada; cuando el horizonte se amplía aparece el gran lucero Júpiter, inmediatamente tras él la Luna. Una agradable marcha y noche, bien organizada por GENATUR y documentada por David y Zulema.