miércoles, 6 de abril de 2016

LA TOLETA - ERMITA DE LA GLORIA - CRUZ DE LA TOLETA

Desde Puerto Serrano parte una carretera local que nos lleva, tras unos 8 km de recorrido hasta el cortijo de La Toleta, muy cerca del Guadalete y de la Vía Verde de la Sierra. Partiendo de la trasera del rancho, pronto nos elevamos hasta coronar un par de cerros de la sierra de la Espuela, no sin antes acercarnos a un mirador hacía la Junta de los Ríos (Guadalete-Gudalporcún). Bajamos a un collado conocido como puerto del Calvario y visitamos las ruinas de la ermita de la Gloría; avanzamos un poco más hasta la pista forestal que coincide con el cordel de Algodonales a Morón, donde posiblemente estuviera el huerto de los frailes. Desde aquí retrocedemos por el mismo camino hasta una angarilla que coincide con un cortafuego, que tomándolo a nuestra derecha nos llevará hasta la Cruz de la Toleta. Bajamos desde ella para completar el círculo pasando por la Huerta de la Luz.
Datos: Circular / Distancia 8,67 km / Duración 4 horas / Desnivel 464 m



El cortijo de la Toleta es un buen lugar de inicio de rutas: siguiendo el valle del Guadalete hacia abajo, visitando el cerro del Cincho o buscando la Vía Verde de la Sierra para seguir hacia Coripe o Puerto Serrano. En este enlace mostramos algunas de esas rutas: RutasEl inicio del sendero que proponemos lo encontraremos detrás del rancho.


Este sendero nos eleva con rapidez por los pequeños cerros que forman la sierra de la Espuela. Pronto veremos una bifurcación del sendero. La vereda de la izquierda (que haremos de ida y vuelta) nos lleva a un mirador donde nos sorprende la belleza  de la Junta de los Ríos Guadalete y Guadalporcún.


Acercamos la imagen para intentar ver los dos ríos, pero sólo aparece el Guadalporcún. El Guadalete llega por el bosque galería que se aprecia a nuestra derecha como un simple arroyo. Visitamos en su momento este lugar desde la otra orilla y comentamos las peculiaridades de esta desembocadura en este enlace.


De vuelta al sendero principal encontramos fuertes rampas de hasta un 30%, muy marcadas por los derrapes de los ciclistas que parecen usarlas con cierta frecuencia.


Tras coronar dos cerros de unos 400 m iniciamos un descenso hacia un sendero que viene de la casa de la Mota (a nuestra derecha) y sigue hacia el cordel de Algodonales a Morón. Antes nos entretenemos visitando unas ruinas donde destaca un gran algarrobo. Bajamos un poco más, encontramos el citado sendero, subimos un repecho (puerto del Calvario), cruzamos una angarilla (a la que volveremos después)…


…y en un montículo encontramos las ruinas de la ermita de la Gloria (S. XVIII). Catalogada dentro del Patrimonio Inmueble de Andalucía, el lugar pudo ser un pequeño núcleo de explotación agrícola (se reconoce en el lugar una era) y en algún momento una ermita. Enlace.


Antes de acercarnos a las ruinas miramos a nuestra derecha para descubrir un hipogeo en la ladera, al que se puede acceder con relativa facilidad, posible bodega o almacén del convento.


En los restos de la edificación se distinguen varias estancias rectangulares con muros muy gruesos de piedra y algún enterramiento.


El lugar es agradable y amplio con agua en la cercana fuente del Arriero e incluso en buena parte del año en el arroyo de la Armada que pudo facilitar agua a algún huerto. Desde la ermita podemos bajar hasta reconocer el cordel de Morón a Algodonales y el arroyo donde pudo estar la huerta o dar la vuelta en la ermita buscando la angarilla que dejamos atrás.


Antes de llegar a la portilla veremos a nuestra derecha un cortafuego que deberemos seguir durante 1,5 km aproximadamente, con especial cuidado en una fuerte bajada tras la loma que vemos en la foto, con rampas de hasta un 32%.


A nuestra derecha queda el Tajo de la Angostura, cruzado por el Guadalete y que visitamos en otra ocasión desde el otro lado. Enlace.


Siempre a nuestra derecha aparece el valle del Guadalete, que acaba de salir del intrincado tramo por el que discurre entre el puente de la Nava (Algodonales) y esta zona de La Toleta (Puerto Serrano). Las construcciones son casas y un gran edificio central de un fallido proyecto de alojamiento rural.


El cortafuego nos lleva a unos 150 m del cerro donde debería estar la cruz, pero por ningún sitio se aprecia sendero de penetración en el tupido matorral. Esta encina y unos palos que dejamos de referencia, nos señalan una zona menos cerrada que pudimos seguir…


…hasta que por fin aparece la escondida cruz sobre un peñasco. Aún deberemos sortear maleza y roquedos hasta…


…tenerla frente a nosotros, siempre con un impresionante paisaje de fondo. El carril de color claro, que bordea la parte baja de la loma de la Cesna es la Vía Verde de la Sierra, que en este tramo sigue ya al Guadalporcún.


Nos movemos un poco para buscar otro paisaje de fondo: abajo el caserío de la Huerta de la Luz, con el Guadalete a sus pies; en lo alto sierra Vaquera.


Más a la derecha aún, enfilamos el valle del Guadalete, que por fin ha logrado cruzar y zafarse de un complejo grupo de cerros, entre los que destaca el del Cincho (527 m).


Nos cuenta Juan Jesús Portillo Ramos, buen conocedor de esta zona donde vivió su abuelo como carbonero, que la cruz la subió hasta la colina, a lomos de una mula,  un yesero que vivía en la Huerta de la Luz como ofrecimiento para que sanara su hijo. El muchacho murió y la Cruz de la Toleta permanece allí con un rosario enlazado, una fecha (1969), varias iniciales en la argamasa de su base y algún que otro grafiti.


Intentamos seguir el cortafuego para bajar a la base del cerro pero una alambrada y una compleja masa rocosa frente a nosotros nos decidió a retroceder buscando un sendero que habíamos visto anteriormente junto al arroyo que cruza el cortafuego. Y efectivamente, una vereda nos situó en pocos minutos en la zona del abandonado complejo rural y en la pista forestal que conduce a La Toleta.


Pasamos junto a la Huerta o Molino de la Luz de cuidado aspecto y larga tradición en la zona.


Finalmente llegamos a las proximidades del cortijo de la Toleta, donde se intentó crear un lugar de ocio con una completa equipación e incluso pequeño azud en el Guadalete, pero que se encuentra muy deteriorado.