martes, 27 de junio de 2017

Barranco de la Hoz / Cañón del Río Blanco (Calomarde, Teruel)

Desde mediados de 2015, el tradicional SL-TE-40 (Ruta del Barranco de la Hoz) cuenta con la variante SL-TE-40.1 (Ruta del Puente de Toba del Río Blanco) que es el tramo con pasarelas, puentes, barandales y escaleras que antes se hacía por el agua. Si a esto unimos la dualidad de nombre del río (en los mapas del ING aparece con Río de la Fuente del Berro) y los diversos nombres de los tramos: Barranco Mingo Marco, Barranco de Morte, Cañón de los Arcos…, todo ello hace que nos liemos un poco debido a la abundante toponimia del lugar. La ruta puede plantearse como una lineal (Calomadre-Frías de Albarracín), de ida y vuelta (decidiendo cada uno donde cambiar de sentido) o como en nuestro caso, hacer un tramo circular. En cualquier caso el lugar tiene encantos suficientes para dedicarle todo el tiempo que deseemos. Veamos el desarrollo por partes.

Datos: Distancia: 6,4 km / Desnivel ±170 m / Duración: 2 h 50 min / Junio 2017 



Tramo de acceso

El autobús que nos ha traído desde Albarracín nos deja justo al inicio del sendero, junto a puente que cruza el río Blanco y esta casita en cuya fachada aparece la señalización: “Barranco de la Hoz”.


Nos llama la atención que el amplio carril esté incluso iluminado. Pensamos que además de la entrada al cañón, es lugar de paseo para los vecinos de Calomarde. A medida que avanzamos, los paredones se acercan…


…y aumenta su verticalidad. La alternancia de calizas con otros sedimentos da un colorido espectacular a estos farallones.


Tramo de entrada

Por tomar una referencia, podemos considerar a este gran monolito, ligeramente despegado del resto del barranco por efecto de la erosión del agua y del viento, como la entrada al cañón. Se trata del Moricacho, con una cueva-túnel a su derecha que al regreso visitaremos.


Poco después aparece la presa de los Ahogados, nombre que toma de un triste hecho ocurrido en 1876. En la zona murieron dos hombres al intentar cruzar el río durante una tormenta. (Cedida por Atanasio Domínguez).


Tramo del Barranco Mingo Marco y Barranco de Morte
Ambos barrancos son en realidad valles de torrentes afluentes del río Blanco que llegan por su izquierda y que nosotros cruzaremos casi sin darnos cuenta.


El charco en el sendero procede de una crecida sufrida por el río un par de días antes tras una tormenta.


A izquierda y derecha los paredones del cañón que empieza a estrecharse…


…cada vez más, con formación de terrazas y repisas aprovechadas para trazar el sendero…


…que culminan en este punto ya próximo a la cueva de las Albardas.


Tramo desde la cueva de las Albardas. Separación del SL-TE-40 y 40.1
A partir de este punto seguiremos el nuevo trazado de las pasarelas: Ruta del Puente de Toba (SL-TE-40.1). De aquí sale (y llega) también el antiguo trazado que nosotros usaremos para el regreso.


Cueva de las Albardas, con forma de corazón, pequeño refugio donde es inevitable la fotografía.


Las aguas del río Blanco, afluente del Guadalaviar, que acaban de salir del cañón, avanzan tranquilas, formando pequeñas cascadas,…


…incluso remansos donde se observa su color claro, no transparente, por los materiales en suspensión.


Tramo del Cañón de los Arcos
Hasta mediados de 2015 la única posibilidad era seguir avanzando por el cauce del río, generalmente con traje de neopreno y reservado lógicamente a personas preparadas. Aunque la instalación de pasarelas, puentes y escaleras trajo polémica en su momento, hoy día parece aceptado el hecho. En 2016 fue uno de los lugares más visitados de la Sierra de Albarracín.


Primer puente de Toba. Arco calcáreo natural que da acceso al tramo estrella, ese que nos quedó con la boca abierta y que se alarga durante un 1 km. Dejamos las imágenes siguientes sin comentario, innecesario por otra parte. (Cedida por Atanasio Domínguez)











Tramo final
Llegados a este punto, el valle se abre, el cañón desaparece y ya no son necesarias las pasarelas.


Como vemos en la imagen, incluso los pinos logran establecerse donde antes sólo crecía vegetación de ribera.


Enseguida llegamos al Molino de Enmedio, donde cruzamos el río por una pasarela de piedras e iniciamos el regreso por la parte alta.


De haber seguido adelante, continuando el sendero que traíamos, hubiéramos llegado a una antigua tejería,… (Cedida por José Ignacio del Saz / Enlace a Wikiloc).


…al Molino de las Pisadas, lugar de leyenda… (Cedida por José Ignacio del Saz).


…y al área recreativa de la Fuente del Berro, allí donde se juntan los arroyos Barranco de las Casas de Frías y Barranco de la Hoz y forman el río de la Fuente del Berro o Blanco, como lo venimos llamando (imagen tomada de “Teruel en la red”).


Tramo de regreso
Partiendo del Molino de Enmedio sale una vereda que coincide con el SL-TE-40, que nos llevará por encima de los barrancos del tramo del Cañón de los Arcos hasta la cueva de las Albardas.


Como vemos el sendero se eleva con rapidez y en toma retrospectiva vemos abajo el valle del río Blanco señalado por los árboles de ribera.


El sendero, trazado en plena e inclinada ladera, obliga al grupo a circular en fila y con gran precaución. (Cedida por Agustín Montón).


Llegamos a un collado ocupado por una pinaleta desde el que vemos: el final del tramo que desciende a la cueva de las Albardas, el camino escalonado de bajada al Cañón de los Arcos y la senda en curva de regreso.


La luz del mediodía penetra hasta el fondo del barranco y permite verlo mejor, en nuestro caso al regreso. Y más aquí, que el sendero sube a una de las repisas de los grandes farallones del cañón.


El grupo de regreso tras haber cruzado el barranco de la Morte.


Estamos ya a la entrada al gran cañón guardado por el Moricacho que parece controlar el acceso. Para «librarnos de su vigilancia», decidimos trepar por la ladera buscando la cueva-túnel que se intuye a su izquierda.


Doble toma de recuerdo de la intensa jornada senderista. En esta primera imagen, enmarcada por las paredes del túnel, se aprecia el intenso colorido de la roca y el verdor del valle.


En la segunda, el perfil del grupo nos da idea, por comparación, de su gran tamaño.


Complementos a la ruta
Para completar la jornada se pueden visitar, desplazándonos en nuestro vehículo dos bellos lugares.


Cascada Batida de Calomarde o del Molino Viejo, también en el cauce del río Blanco. Se baja hasta ella por un sendero acondicionado con dos puntos de observación: uno a la cascada…


…y otro al río, que vemos aquí más tranquilo tras haberse despeñado.


Y un poco más lejos, pero dentro de la zona, la Cascada del Molino de San Pedro. En esta imagen en vista superior...


…y en esta otra metiéndonos bajo la cascada de las aguas del río Cabriel.



Ruta realizada con los amigos senderistas de AGAJUDO (Asociación Gaditana de Jubilados Docentes), acompañados por Agustín Montón, director de la Residencia del Tiempo Libre de Orihuela del Tremedal. Texto y fotografías, Pedro Sánchez.