jueves, 6 de junio de 2024

La Muela (Algodonales) – Cortijo del Castaño

Buscando nuevas rutas y lugares a visitar acabamos en la pedanía de La Muela (Algodonales) y guiados por compañeros senderistas de nuestro grupo logramos trazar una ruta circular visitando la parte norte del término hasta adentrarnos durante un tramo en el de Coripe (Sevilla). La primera meta es coronar el cerro del Enebro (del Encebo en los mapas del IGN), como aparece marcado en diversos carteles que vimos. La ascensión al cerro y su entorno nos permite disfrutar de amplios paisajes, principalmente a la sierra de Líjar. También pasaremos por el cortijo del Castaño, un gran proyecto de albergue que ha acabado en ruina total. Antes de llegar al cortijo y poco después nos sorprenden dos alcornocales que fueron plantados hacia 1989, siendo consejero de agricultura Miguel Manaute. Han formado dos preciosos bosquetes, apreciándose ejemplares a los que ya se les ha extraído el corcho en alguna ocasión. Completamos el círculo, repitiendo sendero en algún tramo, visitando la interesante fuente del Cortigüelo (Cortijuelo en los mapas) y disfrutando de hermosas vistas de la cercana sierra.

Datos. Distancia: unos 8,5 km / Desnivel: ±380 m / Duración: de 3-4 horas con muchas paradas / Mayo de 2024



Utilizamos como punto de inicio y parking la plaza de Andalucía de La Muela e iniciamos el recorrido siguiendo la calle Manuel de Falla.

Pronto tenemos las primeras vistas a la sierra de Líjar, a su vertiente norte.

A la derecha una era empedrada y muy bien cuidada, la «Era de Chavez».

El carril inicial es amplio y con abundante vegetación mediterránea a ambos lados.

Al llegar a la primera cancela encontramos este original cartel que nos invita a cerrar las cancelas. Lo veremos en otras puertas.

Vamos siempre con tendencia a elevarnos por la ladera del cerro por lo que se amplía el paisaje. Vemos con nitidez el peñón de Zaframagón.

Y más a lo lejos Olvera.

Hemos subido bastante, sin culminar el cerro, cuando aparece este amplio llano. Los compañeros guías de La Muela nos aseguran que, ante la falta de un descampado adecuado en el pueblo, los jóvenes moleños subían hasta aquí…,

…como podemos ver en este mapa de 1910. (Aportación de José María Gómez).

Desde ese llano avanzamos por un sendero poco definido, cruzamos la alambrada por este saltadero sin forzar la tela metálica buscando un mirador.

Que pronto aparece con cartelería informativa, rotulado con el nombre de «Mirador del Cerro». Ofrece una gran panorámica al pueblo y a la sierra de Líjar.

Hemos ampliado horizonte para llegar a toda la vertiente norte de Líjar, la más verde, la más bonita y la más agradable de visitar. Desde aquí regresamos al llano…

…y retomamos el carril que traíamos. A nuestra derecha aparece este atajo que podríamos usar, pero perderíamos vistas y realmente no coronaríamos el cerro, por lo que usaremos otra alternativa.

Coincidiendo con la cumbre de cerro del Enebro (nombre que aparece en mapas antiguos, en la cartelería de la zona y en el nomenclátor local, pese a que el IGN le asigna el término «Encebo») encontramos una trampa para jabalíes.

Bordeando el cerro aparece en la lejanía Coripe (Sevilla).

Nueva trampa para jabalíes. En su interior maíz que, al ser removidos por el cochino, suelta la compuerta y queda preso. Finalizamos el descenso por un suelo con gravilla y a veces muy resbaladizo en una angarilla que cruzamos y cerramos.

Encontramos la carretera justamente donde coincide el límite provincial entre Cádiz y Sevilla. Justo enfrente del mojón divisorio trepamos un poco por la cuneta…

…buscando este saltadero. Podríamos no cruzar la angarilla, no bajar a la carretera y no cruzar el saltadero, pero la vegetación de ese corto tramo (y otra alambrada sin saltadero) lo complicaría más.

Poco antes de llegar al cortijo del Castaño encontramos ¡un gran alcornocal!, en un lugar donde no es árbol del entorno.

Nos metemos en su interior y vemos la alineación de los troncos. Según nos informan fue una plantación experimentar para explotar su producción de corcho realizada hacia 1989 en tiempos del consejero de agricultura Manuel Manaute.

Lo que nos parecía un buen caserío, vemos al llegar que se trata de las ruinas de un pretencioso albergue con una buena infraestructura de estancias, patios y piscina que no llegó a cuajar. Lo de casi siempre.

Desde una de las ventanas del cortijo fotografiamos el cerro del Enebro que acabamos de cruzar. Abajo el alcornocal.

Desde el cortijo, si nos dejamos conducir por el track, subimos unas rampas por un amplio carril y cruzamos el segundo alcornocal. Parece que la plantación fue positiva y dio su fruto, con ejemplares de buen porte a los que ya se les ha efectuado, al menos, un descorche.

Encontramos esta señal de CORIPE-5 y es que en este tramo coincidimos con ese sendero local. Cruzamos una cancela (también con el cartel de las ovejas), pasamos a la provincia de Cádiz y enlazando carriles llegamos a la primera cancela; la cruzaremos e inmediatamente torceremos a la izquierda. Aquí será imprescindible el track por la falta de sendero claro.

Finalmente llegamos a un bonito manantial, denominado «Fuente del Cortigüelo» localmente, Cortijuelo en los mapas. A su lado una alberca de regulación que riega las cercanas huertas, ya a las puertas de La Muela.

Los moleños que nos acompañan nos enseñan a usar «el cucharro» para sacar el agua del manantial y beber. Se construye con una hoja de pita que después de usar se deja sobre el pretil para ser utilizada por otra persona.

Llegada a La Muela al atardecer que dora la sierra de Líjar y nos anima a montar otra panorámica.

Especialmente agradable resulta descansar en los bancos de la Plaza, siempre con ese fondo serrano espectacular y visitar el cercano bar.

© de texto y las imágenes, Pedro Sánchez Gil.
© de la publicación Senderismo El Tercer Tiempo