sábado, 30 de agosto de 2014

TORLA - PRADERA DE ORDESA POR TURIETO BAJO

Para llegar a la Pradera de Ordesa, en temporada alta, solo disponemos de de dos opciones: autobús o el acceso peatonal desde Torla por Turieto Bajo. En nuestro caso ese acceso lo convertimos en un agradable paseo desde el Centro de Visitantes hasta dicha Pradera. Pasado el túnel, que bordeamos por el exterior, encontramos una indicación que siguiéndola nos lleva en pocos minutos al puente de la Glera; desde allí seguimos la pista que conduce a la sierra de las Cutas, que abandonamos cuando esta tuerce y se eleva a la derecha, acometemos el cañón que forma el Ara entre dos peñas y enlazamos con el GR-11, entrando realmente en ese momento en el P.N. de Ordesa. Es cuestión de seguirlo entre pinares y hayedo-abetales y acceder a las Praderas por alguno de los puentes, por ejemplo el de las Fuentes, tras recrearnos en la visión de varias cascadas. Para el regreso podemos utilizar el autobús o volver por el mismo camino.

Datos: Tiempo: 2 h 50 min  // Distancia: 8,5 km ida // Desnivel 363 m // Julio 2014



Aunque la salida oficial de la ruta está señalada a la derecha de la carretera, unos 300 m más adelante, nosotros hemos considerado el inicio junto al Centro de Visitantes, en una esquina del parking donde es aconsejable dejar el vehículo.


Tras avanzar esos 300 m dejando la iglesia a la izquierda y no usando el túnel para cruzar un avance rocoso sino un sendero que lo bordea, encontramos la indicación “A Ordesa. Senda Peatonal. 2 h”. Tomar el camino por donde baja la senderista y no el principal enlosado.


Enseguida llegamos a puente de la Glera. De origen medieval ha sido muy remodelado y adaptado a las necesidades de uso actual ya que lleva a un camping próximo, incluso se le ha añadido una arcada para soportar mejor las acometidas del río Ara.


Un panel informativo nos explica la importancia de estos puentes para el paso de ganado y el intercambio comercial con Francia.


Continuamos por la orilla orográfica izquierda del Ara y en punto de la ruta podemos bajar al mismo cauce. Allí situados veremos muy bien el encajonamiento entre las peñas donde se inician las dos laderas del valle. Al fondo la ladera más bonita del valle de Ordesa, donde ya se hacen visibles los bosques que suben buscando las fajas que encorsetan los macizos.


A nuestra derecha peña Duáscaro. Entre el cauce del río y sus despeñaderos más bajos, discurre nuestro sendero.


Nos elevamos un poco a medida que avanzamos y aparece a nuestra espalada Torla.


Al otro lado del río discurre la carretera que lleva a la Pradera de Ordesa y al inicio del carril hacia los valles de Bujaruelo y Otal, además de otros senderos con los que podríamos llegar hasta Francia por el puerto de Gavarnie. Más arriba La Escala y sierra Casa.


Primero de los saltos que podremos contemplar, cascada de Molinieto.


Altísimos pinos comparten el espacio vegetal con…


…hayas y abetos, por el que discurre nuestro sendero. En general los hayedo-abetales son más sombríos y húmedos.


Pequeño refugio al borde del sendero.


Un indicador nos aparta del sendero principal para conducirnos a la cascada de Tamborrotera. Lástima que la profusa vegetación impida apreciarla al completo.


Tampoco tiene buena visibilidad la cascada Abetos, situada unos 500 m aguas arriba que la anterior.


A las puertas del primero de los puentes está situado el monumento al pirineísta Lucien Briet. Podríamos cruzar por este puente en busca de la Pradera, pero preferimos mantenernos aún un tramo más por este lado.


El Arazas, afluente del Ara y río del Valle de Ordesa visto desde el puente de Briet.


Entre la vegetación aparece el impresionante Tozal de Mallo y sus paredes verticales, arriba el pico Salarons.


La profundidad del valle nos impide apreciar al completo El pico Gallinero. Sólo apreciamos los grandes bosques que trepan hacia la faja Racón.


Decidimos cruzar hacia la Pradera de Ordesa por el puente de las Fuentes.


A nuestra derecha la otra parte del valle, las nubes tapan la Faja de Pelay.


Sólo unos metros después aparece el parking totalmente vacío de la Pradera de Ordesa. Durante el verano y otras fechas de previsible aglomeración el acceso se realiza exclusivamente andando o usando el servicio de autobuses que parte de Torla. Medio que utilizaremos para regresar.


Fantástico paseo para sentir de verdad los valores medioambientales de la zona. Impresionante la entrada al Parque entre los enormes paredones que lo cierran. Muy agradables los tramos del GR-11 que cruzan los húmedos bosques. Si nos sentimos con fuerzas desde la Pradera podemos acometer numerosas rutas, entre otra la que lleva a la cascada Cola de Caballo, pero elevaría mucho el kilometraje por lo que es mejor llegar a la zona en el bus.