lunes, 29 de abril de 2013

LA JUNTA DE LOS RÍOS (GUADALETE-GUADALPORCÚN)

Acercándonos por la margen derecha del Guadalete y a los pies de Sierra Vaquera, llegamos hasta una de las Juntas de los Ríos del Guadalete, la que se encuentra próxima a La Toleta, en la que une sus aguas con las del Guadalporcún. Se encuentra al norte de la provincia gaditana, en el término municipal de Puerto Serrano, muy cerca de la provincia de Sevilla. Es mucho más fácil llegar a ella desde la otra margen, por el área recreativa, aunque en nuestro caso lo hicimos desde la carretera  de Algodonales a Coripe, tomando un carril que sale a la altura de Los Castaños y tras un complejo recorrido por pistas forestales y caminos semiabandonados.

Fecha de la visita: 26 de abril de 2013

Llega el Guadalete a la Junta desde su nacimiento cercano al puerto del Boyar (1.120 m), tras haber recorrido más de 40 km. Desde ahí se precipita en un fuerte descenso hasta Grazalema, forma, junto a sus afluentes la Ribera de Gaidovar y se remansa en el embalse de Zahara-El Gastor (350 m). Tras recibir al Bocaleones vuelve a encajonarse desde el puente de la Nava por las estrechas hoces  que forma entre los cerros triásicos poblados de pinares y bosque mediterráneo, añadiendo al lugar el encanto de formar dos espectaculares angosturas como la de la imagen, ya cercana a la Toleta (180 m).


Se le unen el Guadalporcún, ¿o es al contrario?, uno de sus principales afluentes. Llega este río desde un lugar próximo al puerto del Quejigal, entre las sierras de la Sanguijuela y de las Salinas, cerca de Arriate, adoptando sucesivamente varios nombres en su tramo inicial (Setenil, de la Peña, Trejo). En Setenil excava profundas hoces en los materiales miocenos que conforman toda la región de las Mesas de Ronda. La acción erosiva de sus aguas da lugar a un singular paisaje de tajos y escarpes entre los que se encaja, en un sorprendente conjunto de arquitectura popular. Al sur de Torre Alháquime, en una amplia vega, se une al Trejo el arroyo del Zumacal y ya con el nombre de Guadalporcún, deja el pueblo de Olvera a su derecha dirigiéndose en dirección noroeste hacia el peñón de Zaframagón, que cruza por la garganta del Estrechón. Como vemos sus aguas llegan a la Junta con abundantes materiales en suspensión, pese a llevar 20 días sin lluvias.


Estamos ya en la Junta de los Ríos y este es el Guadalete, sus aguas relativamente limpias tras las fuertes crecidas de marzo de 2013.


Es complicado fotografiar la Junta debido a la impenetrable vegetación de ribera de ambos ríos. Llegamos tras cruzar bajo las ramas de álamos, sauces, zarzas y otros arbustos. Mereció la pena al encontrarnos esta bella postal.


Vemos perfectamente cómo se mezclan las aguas de ambos ríos. El Guadalete (izq.) con mucho menos caudal ya que la presa Zahara-El Gastor, al 99% de su capacidad ese día, limita el aporte; el Guadalporcún (dcha.), aún bravo, llega con “ordeno y mando” sobre el tímido “arroyo”. Charlando e hipnotizados con los suaves remolinos que formaban “ambas aguas” en su afán por mezclarse, surgió esta entrada y la vieja polémica sobre la titularidad de río principal.


Tuvimos que hacer todas las fotos desde el mismo lugar, un pequeño banco arenoso en el mismo punto de confluencia. Tras unirse ambos caudales el Guadalete se convierte de verdad en río, continúa encajado ahora en los Castellares y finalmente se abre a la campiña y a su curso medio. En este tramo, con la fuerza que da la unión, fue ampliamente aprovechado en los molinos harineros de Villalón, Algarrobo, Bastian…


Desde arriba vemos la situación mucho mejor. Parece claro que el Guadalporcún es el río principal y el Guadalete su afluente si atendemos al sentido del trazado, la llegada de este último de forma perpendicular y la mayor intensidad de la corriente del primero hace que sea el Guadalete quien forme un cono de deyección, incluso aprovechado para la agricultura, y el Guadalporcún quién elimina sedimentos que pronto comienzan a ser depositar en las graveras cercanas.


Hemos realzado el trazado de ambos ríos para hacernos una idea clara de sus cuencas de influencia. Desde la Junta hasta su nacimiento el Guadalete recorre más de 40 km, con los importantes aportes puntuales que le proporcionan las grandes precipitaciones orográficas del macizo de Grazalema, aunque no olvidemos que muchas de ellas se van hacia su otro gran afluente el Majaceite y otras se filtran. La cuenca del Guadalporcún, es más larga (más de 60 km) y más amplia, con abundantes aportes de multitud de arroyos y del río Guadamanil, otro candidato a ser “río principal” si seguimos el trazado lógico ascendente hasta cerca de la sierra del Tablón (Sevilla).

En muchos momentos se ha planteado la teoría que identifica al verdadero Guadalete en su curso medio y alto con el Guadalporcún. No es cuestión de crear aquí una polémica como la del nacimiento del Guadalquivir, pero si aplicamos los cuatro criterios más usados (más largo, nacimiento a menor altitud, curso natural de la corriente y más caudaloso) en los tres primeros gana el Guadalporcún (veintitantos km más si consideramos el nacimiento del Setenil a unos 800 m de altitud y desembocadura lateral del Guadalete). Otro tema sería el caudal total anual de ambos, del que no disponemos de datos suficientes.

Sobre el tema del nacimiento del Guadalete el blog “Entorno a Jerez” desarrolla un amplio y completo estudio de lectura imprescindible.

Mirando en un sitio y otro, recabando opiniones y remontándonos a épocas lejanas se barajan una variedad de nacimientos (incluso interprovinciales) que nunca hubiéramos pensado. Lógicamente en los casos sevillanos, malagueño o gaditano de Alcalá del Valle, primero tendríamos que aceptar que el Gualalporcún fuera el Guadalete.
• Gaditanos. A) El aceptado actualmente. En el puerto del Boyar, a unos 1020 m de altura, en un lugar indeterminado de las laderas del Endrinal y prácticamente en el mismo lugar que su principal afluente el Majaceite, aunque aquí sea aún Garganta y después Tavizna. B) Alcalá del Valle, en la cabecera del arroyo de los Molinos. C) Con origen en el Bocaleones, o en la unión de este con el Arroyomolinos (río de Zahara).
• Malagueño: A) Cabecera del río Setenil, cerca de Arriate, entre las sierras de la Sanguijuela y Salinas, pasando después a ser río de la Peña, río Trejo y ya Guadalporcún.
• Sevillano: A) Cabecera del Guadamanil, afluente del Guadalporcún, a los pies de la sierra del Tablón. Este sería el más lógico desde el punto de vista del curso natural de la corriente, de hecho el Ferrocarril de la Sierra siguió este trazado. Sobre este nacimiento, hemos encontrado un poema de Juan Ignacio Varela Gilabert (1924-97) que en sus Décimas del río Guadalete entendemos se refiere en los primeros versos al Guadalporcún-Guadamanil.

Mi hermano menor, nacido / entre Algámitas y Pruna, / era un adarme de luna / que se quedó en el olvido. / Y otra cosa hubiera sido / si no le echo una mano. / Al fin y al cabo, mi hermano / tenía que llegar al mar… / Y yo le vine a buscar / cerca de Puerto Serrano.

Comparemos los diversos tratamientos que han dado a nuestros ríos los mapas de los últimos seis siglos.


1579. Desde la Bahía de Cádiz parece acercarse a Zahara de la Sierra. Aparece el nombre “Guadalete” y también “Bedalac o Badalac”. Sobre esta extraña denominación recomendamos leer el artículo de Alberto Manuel Cuadrado Román “De Lacca a los Badalejos”.


En este otro de 1652 nuestro río se queda poco más allá de "Viller Martin" (Villamartín). El nombre del río no aparece.


1704. Poca diferencia presenta respecto a los anteriores. Ahora sí leemos claramente Villa Martin.


1705-1714. Parecido a los anteriores incluye la denominación “R. Guadalete y el Bedalac”. Como en los mapas anteriores no va más allá de la Campiña sin complicarse en su trazado por la Sierra.


1730. Observemos como cruza Jerez, manteniendo el añadido “y el Bedalac” que haría referencia al río Vadalejo o Badalejo, hoy  arroyo Salado de Caulina según Cuadrado Román.


Precioso mapa de 1748 “del Reyno de Sevilla” de Francisco Llobet, con importantes novedades en la que aparece claramente nuestra Junta de los Ríos cerca de “Albodonales” y las dos corrientes que van hacia Grazalema y Setenil.


1846. Parece considerar al actual Guadalporcún como Guadalete prolongando mucho su origen, suponiendo al Guadalete como su afluente, el “río de Zahara”, denominación también usada en algunos documentos.


1858. Claramente aparece la palabra Guadalete sobre el río que se dirige hacia Setenil, es decir el Guadalporcún.


En este mapa de 1868 de Francisco Coello, elaborado para la enciclopedia de Madoz, con abundante información, y para que no haya duda, coloca cerca del puerto del Boyar el “Origen del Río Guadalete”, mientras que al otro lado del mapa está el Guadalporcún en la zona del actual río Setenil.


En este mapa de Alberto Martin, Editor, de principios del S. XX aparece un trazado similar al actual, haciendo el Guadalporcún un recorrido por tierras sevillanas al no coincidir los límites entre provincias con los actuales.


Por último este americano de 1943 que hemos centrado en la Junta de los Ríos, con el Guadalete marcando límite entre provincias y Los Castellares y toda la sierra Vaquera dentro de Sevilla.

Preguntaba en 1981 José Bernal Cisuela, cronista oficial de la villa de Villamartín, al profesor y geógrafo, autor de El hábitat rural en la Sierra de Cádiz, Juan Manuel Suarez Japón sobre “el inicio del curso del legendario río del placer, del olvido y de la muerte”. Nos quedamos con algunas frases de su respuesta para finalizar la entrada:
“Preguntarse con rigurosidad dónde nace un río como el Guadalete, es preguntar a cuál de esos arroyos generadores o embrionarios le damos la categoría de arroyo madre”.
“…espero haber aportado algún motivo de discusión, lo cual será tan valioso –probablemente más- que haber encontrado la solución”.

Buscamos información en:
• En torno a Jerez
• Al hilo del Guadalete. Proyecto de investigación Agua y Territorios (WAT)
• De Lacca a los Badalejos. Alberto Manuel Cuadrado Román
• Varios. Revista de Feria. Villamartín
· Nuestro agradecimiento a Agustín García Lázaro y Agustín Cuello.

10 comentarios:

Trotones dijo...

Muy interesante Pedro, te la has currado. Los mapas antiguos son fenomenales. Y el remate de la entrada con las respuestas de Suarez Japón es sencillamente genial. Cuando estuvimos en la Toleta intentamos visitar la junta de los ríos pero lo dejamos para otra ocasión cuando tuviéramos mas conocimiento de la zona. Gracias por compartir toda esa información. Saludos desde Arcos.

Jose Manuel A.V. dijo...

Bueno amigo Pedro: has tocado un tema discutido y discutible en cuanto a la cuenca origen del Guadalete. Ya tuvimos conversaciones de juventud al leer el libro de J. Gavala, que en su pág. 19 (lo habrás visto en su reedición), se decanta geológicamente por el origen sevillano. También le tiraría algo ser de Lebrija (je,je). Buen trabajo de biblioteca después de tocar literalmente la Junta de los Ríos de La Toleta (hay varias "juntas" en el Guadalete). Y los mapas con una reproducción perfecta. Sólo una duda final: adjudicas al Boyar el nacimiento del Majaceite a través del Tavizna, cuando creo que está convenido que el Majaceite nace en Benamahoma como río de El Bosque. O es otro punto a discutir...

AGL dijo...

Buen trabajo Pedro. Está claro que, si seguimos "el hilo del Guadalete" nos lleva... donde queramos. La discusión en el XIX de las Fuentes del Nilo siguió también una "metodología" parecida: buscar dentro de la cuenca el punto más alejado de la desembocadura... Desde esta perspectiva hay que irse Guadamanil arriba... Pero las convenciones son las convenciones.
Lo del Majaceite da para otra discusión parecida... Un saludo desde Jerez
AGL

Tercer Tiempo dijo...

Saludos, amigos Trotones de Arcos, estamos centrando nuestreos paseos primaverales por ese Guadalete desconocido entre la Nava y La Toleta y me está asombrando el "poderío" de esta zona. En un par de días publicaré la entrada completa de uno de esos acercamientos, merecedor de estar entre la élite de las rutas.

Tercer Tiempo dijo...

Saludos José Manuel. Por supuesto que podría discutirse también dónde nace el Majaceite, aunque desde que están los Hurones nos hemos quedado sin "juntas de estos ríos". Particularmente acepto y estoy convencido que el Bosque es el Majaceite, pero ¿por qué no un doble nacimiento? En la entrada lo que quería destacar es que un río y su afluente principal o uno de sus ramales nacen prácticamente en el mismo sitio, es decir que hay gotitas de agua que "dudan" entre tirar para Grazalema o acortar camino en busca de El Puerto de Santa María por el Majaceite, aunque lo más probable es que acaben largo tiempo en el gigante Guadalcacín.

Tercer Tiempo dijo...

Gracias Agustín (AGL). Ya comento en la entrada las sensaciones especiales que nos produjo, situados en aquel banco de arena, ver llegar al sumiso Guadalete vencido por el impetuoso Guadalporcún. Un compañero incluso me preguntó ¿estas seguro que este es el Guadalete? Lo que tiene que ser impresionante es verlos enfrentarse en esa desembocadura tan perpendicular durante una riada. Creo que encontré el sitio, ahora hay que esperar que llueva, que Zahara-El Gastor esté lleno...

Selu dijo...

Estupendo trabajo Pedro. Has recopilado una buena cantidad de planos con nuestro río del Olvido, no sé si el nacimiento está en uno u otro río, lo que si te puedo decir es que una obra como la del embalse de Zahara lo modifica todo, sólo tienes que ver la imagen del vuelo americano de 1956, donde se ve un caudaloso Guadalete con las riberas mucho menos arboladas que las que presenta en la actualidad. El agua es la vida de un río en su sentido amplio, si reducimos su caudal se convierte en un arroyo con ribera vegetada y poco fondo. Ahora el Guadalete parece un tributario del Guadalporcún, pero hace unas décadas la situación era otra. Gracias por mostrarnos estas angosturas y sitios tan poco conocidos.

Tercer Tiempo dijo...

Totalmente de acuerdo con tu comentario Selu, esa es la sensación que sentí ante un río doblegado. Por eso he querido aclarar en la entrada que el Guadalete se encontraba en inferioridad de condiciones respecto al impetuoso Guadalporcún que llegaba sin ataduras, sonoro y bravo.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Magnífica recopilación de mapas y de datos! Muy buen artículo de investigación, muy trabajado y muy bien ilustrado. ¡Felicidades!

Jesús Ortiz dijo...

Felcidades Pedro por tan elaborada investigación.La verdad que habeis hecho un trabajo estupendo.