lunes, 16 de marzo de 2009

FLORA EN EL ITINERARIO FUENTE DE LA SIERRA-LOS NACIMIENTOS EN SIERRA LIJAR

Peonía

Estamos a las puertas de la primavera y la sierra comienza a ser una explosión de colores y aromas (también de pólen). Aún más favorecido por el periodo de lluvias abundantes que ha caracterizado este otoño-invierno. Razón más que suficiente para dedicar una mirada a la flora que nos iremos encontrando por el camino. Intentaremos improvisar una pequeña guía botánica para el itinerario y para estas fechas que nos ayude un poco en las observaciones. Por supuesto no están todas, sería estupendo que se añadan algunas más que nos hayan

podido pasar desapercibidas. De todas formas no hemos incluido las especies que nos venimos encontrando en todos los itinerarios y hemos procurado hacer nuestra propia selección.


Al principio del recorrido no vamos a topar con esta joya de la sierra como son las peonías o Rosa Alabardera. Son ejemplares jóvenes y como puede apreciarse en la foto, a punto de floración. Brota y florece en primavera y desaparece en el estío quedando bajo tierra una cepa fusiforme que hará renacer la planta en la primavera siguiente.


Prácticamente durante todo el recorrido podemos ir admirando numerosos ejemplares de enebro, algunos con sus frutos. Este arbusto suele alcanzar una altura de 1 ó 2 metros de altura, aunque cuando es capaz de crecer a sus anchas puede alcanzar la altura de varios metros. Unos solo dan flores masculinas y otros femeninas que son los que nos ofrecen sus frutos que no llegan a su madurez hasta el otoño del tercer año.


Enebro

Los sedos (Uñitas de gato) nos los vamos a encontrar viviendo en la poca tierra que hay entre las piedras y no floreceran hasta junio y bien entrado el verano.


Sedos


Que a nadie se les escapen los delicados narcisos que colonizan en su mayor parte los huecos de las calizas y que llamaran nuestra atención con su vistoso color amarillo.
Narcisos

El durillo lo encontraremos en plena floración y abundantemente durante el camino, sus frutos ovoidales de color azul casi metálico se mantienen en el arbusto largo tiempo.


Durillo

Si prestamos atención al propio sendero y sus bordes inmediatos nos encontraremos al menos con tres especies de orquídeas. La más llamativa por ser más grande es la Barlia robertiana que empezaremos a verla una vez pasada la buitrera. Para quién opte por el recorrido lineal podrá admirar una población de unos quince individuos en el fondo del Canalizo cerca de la llegada.

Barlia robertiana

Después del mirador nos vamos a encontrar con dos especies de orquídeas, también de color rosáceo y mucho más pequeñas: Orchis itálica y Orchis olbiensis.


Orchis italica


Orchis olbiensis

Os deseamos un feliz paseo. El grupo organizador