lunes, 5 de abril de 2010

VISITA A LA CRUZ Y A LA CASILLA LAS LATAS (ALGODONALES)

Partiendo de la capilla de la Virgencita (parte alta de Algodonales), visitaremos en primer lugar La Cruz, situada sobre los farallones de la Sierra de Líjar, cercanos al pueblo. Desde aquí, y adentrándonos más en el Mogote que forma esta sierra, llegaremos a la Casilla las Latas, rancho semiderruido, situado al final de la Cañada o gran surco, labrado en la sierra, por el que bajaremos hasta Algodonales.
Ficha de la ruta. Pincha aquí.
La ruta en Wikiloc. Pincha aquí.


En la parte alta de Algodonales, sobre la antigua vereda de la Muela, hoy calle del pueblo, encontraremos este cartel que nos sitúa justo al comienzo de la ruta.


Antes de iniciar la senda, o al final de ella, podemos acercarnos a visitar la pequeña y blanca capilla o ermita conocida como la Virgencita, muy cercana a la fuente del Algarrobo. Aquí se inicia otra interesante ruta que montaremos próximamente, el sendero de Las Fuentes.


El primer kilómetro es un fuerte ascenso que pronto nos permite contemplar la Sierra de Grazalema y toda su belleza.En la panorámica localizamos las sierras del Pinar, Zafalgar, Labradillo, Margarita; Garganta Verde, Garganta Seca...


Hasta tres caleras similares a esta veremos en nuestro camino. En ellas se transformaba la roca caliza, mediante el calor de la vegetación local, en cal viva que una vez "apagada" se utilizaba en la construcción o para encalar los Pueblos Blancos.


Una manada de 6-8 cabras montesas cruzó ante nosotros y se detuvo tranquilamente a contemplar a los intrusos que interrumpían su pastoreo.


Saliéndonos de la vereda, tras cruzar por un pequeño lapiaz sin sendero marcado, encontramos este espectacular mirador hacía Algodonales. La Cruz tiene un pequeño acumulador solar y unos diodos que le permiten hacerse visible durante la noche.


Desde la Cruz podemos escudriñar minuciosamente Algodonales. Primer plano de la Parroquia de Santa Ana.


Plano más amplio que nos permite abarcar la localidad casi al completo. Tras el "periodo del ladrillo"  de los últimos años, nos llamó la atención los grandes espacios vacíos (solares) que hay en el corazón del pueblo.


Otro ángulo que nos ofrece el mirador de la Cruz es el embalse Zahara-El Gastor, a plena capacidad después del lluvioso invierno 2010. Incluso se puede apreciar cómo el agua sale por el rebosadero. Sobre él las estribaciones de Monte Prieto.


Un sendero que discurre a media ladera entre la meseta del Mogote y el fondo de la Cañada nos lleva hasta la Casilla las Latas. Aún en ruinas, se aprecia la importancia de este rancho ganadero, rodeado de corrales hechos con muros de piedra seca y otras dependencias.


Hasta el se puede llegar desde Algodonales por el fondo de la Cañada, pero también desde La Muela, siguiendo el carril de las alas delta o desde los Nacimientos, al otro lado de la sierra. Destacamos el aljibe sabiamente diseñado para almacenar las agua pluviales y una pila labrada sobre una roca.


El regreso lo hicimos por el fondo de la Cañada, entre pinos y bosque mediterráneo. Algodonales queda tras el canal de desagüe del torrente, construido sobre la llanura aluvial que formó el arroyo con los materiales arrancados a la sierra, en pleno cono de deyección.


El atardecer nos proporcionó esta bonita panorámica donde destacan las "manchas blancas" de Algodonales y Zahara de la Sierra.


El último tramo lo hicimos ya casi de noche sobre los muros y alambradas que protegen al pueblo de los derrumbes  procedentes de la sierra.